Aromaterapia

La aromaterapia es un tratamiento que utiliza aceites esenciales de las plantas con fines medicinales. Dichos aceites constituyen la esencia de la planta. Son el resultado de una serie de reacciones químicas que, además, producen su característico aroma. También los aceites esenciales de las plantas se utilizan de manera terapéutica a través de la inhalación o aplicándolos directamente sobre la piel, dependiendo de la dolencia a tratar.
Este tipo de terapia no está considerada como una rama de la medicina tradicional. No obstante, los beneficios de la aromaterapia, gracias a los aceites esenciales, en nuestro estado de salud son varios y están más que demostrados.
Cada vez que un olor entra por nuestra nariz, estimula los nervios olfativos que envían dichos olores en forma de señales químicas al cerebro, concretamente al hipotálamo y al sistema límbico. Este último es el encargado de la modulación de las emociones básicas. Según el tipo de aceite que se utilice, la sensación que producen puede ser calmante o estimulante. Por lo tanto, hay una relación directa entre lo que olemos y nuestro estado de ánimo.
De hecho, una rama de la psicología estudia los efectos que tienen los olores sobre la mente humana, o por qué solemos relacionar nuestros recuerdos y sentimientos con olores específicos.
Usos y beneficios de la aromaterapia
Los aceites esenciales suelen utilizarse como complemento de los tratamientos tradicionales gracias a sus notables propiedades antiinflamatorias, antiinfecciosas (antibacterianas y antivirales) y fungicidas. Algunos casos en los que se emplean son:

  • Infecciones dermatológicas: tales como los eczemas, la psoriasis, acné o en procesos de cicatrización.
  • Desequilibrios del sistema inmunitario: infecciones y enfermedades relacionadas, principalmente, con las vías respiratorias.
  • Alteraciones en el sistema nervioso: como la depresión, ansiedad, desequilibrios emocionales o taquicardias.
    Entre los variados y destacados beneficios de la aromaterapia también se encuentran:
  • El alivio del dolor, gracias a sus efectos analgésicos.
  • Actúa como antihistamínico y potenciador de las defensas.
  • La reducción del estrés.
  • Ayuda a contrarrestar la depresión, la ansiedad y el insomnio.
  • Se trata de un potente estimulante e incluso afrodisíaco.
  • Ayuda a evitar el envejecimiento de las células, debido a las propiedades antioxidantes de las plantas.
    Como apuntábamos anteriormente, muchos especialistas médicos aconsejan a sus pacientes esta técnica como complemento a sus tratamientos de medicina tradicional. Incluso, existen estudios que demuestran las mejoras que produce esta terapia en pacientes con cáncer (nunca debe utilizarse como terapia sustitutiva).
    Esto se debe a que entre los beneficios de la aromaterapia se encuentra la disminución de los niveles de estrés y depresión, tan habituales en los pacientes con cáncer, ayudando a que mejoren su estado psíquico y su calidad de vida. Además, la aromaterapia influye y potencia el sistema inmunológico, lo cual es clave para la recuperación de los pacientes.
    Existe una gran variedad de aceites esenciales, tantos como plantas hay en la naturaleza. Por ello hemos querido enseñarte un listado con las dolencias más habituales que pueden ser aliviadas con algunos de los aceites esenciales que te mostramos a continuación:
  • Anemia: diente de león, romero, limón, tomillo y salvia.
  • Ansiedad y depresión: bergamota, jazmín, albahaca, valeriana, lavanda, vainilla, cedro y rosa.
  • Acidez de estómago: lavanda, melisa, romero y camomila.
  • Asma y bronquitis: eucalipto, romero, pino, lavanda y tomillo.
  • Contusiones y cicatrices: árbol de té, rosa mosqueta, caléndula, geranio, cedro, salvia y jazmín.
  • Acné: salvia, camomila, caléndula o violeta. Universo Holístico

Únete a nuestro Nesletter

Unete a Nuestro Newsletter

y recibe en tu correo material exclusivo